lunes, 29 de octubre de 2012

Grandes enigmas tontunos de la humanidad


  • ¿Cómo nacen los apellidos? ¿Que trayectoria sigue una palabra, el nombre propio de un individuo, hasta que se convierte en etiqueta para una prole cuyo número da susto contar? ¿Iniesta? ¿Funes? ¿¿Oña?? ¿Sigue pasando? ¿Siguen inventándose y propagándose nuevos apellidos, o es un proceso exclusivo de cuando el tiempo era joven?

  • ¿Por qué las japonesas suelen tener las piernas gorditas y, horror, más arqueadas que el Pórtico de la Gloria? Porque parecen patos, con esos remos inferiores tan discutibles y las caritas adorables. No deberían haberse escapado del quimono, no, señor, nunca.

  • ¿Por qué siempre parece que el cantante o el conferenciante canta o habla sólo para nosotros, mirándonos con ardor, como si todos los vatios del técnico de iluminación se estuvieran derramando sobre nuestras cabezas?

  • ¿Por qué hay restos de pelaje animal exactamente en esos lugares del cuerpo humano? ¿Qué sentido evolutivo tiene el pelo en el sobaco? ¿Por qué no en el codo, con lo que duelen ahí los golpes? 
     
  • ¿Se sabe de alguna cultura o grupo humano en la que los hombres se pinten las uñas?

  • ¿Por qué algunos idiotas – entre los que me incluyo – soplan también las cosas muy frías?

  • ¿ Por qué está permitido que una mujer se pasee casi desnuda en la playa y, en cambio, nos parece poco menos que una guarra si se le ve la parte superior, más oscurita, de los pantys?

  • ¿Por qué cuando estás comiendo tan ricamente en un restaurante lleno de mesas libres, los siguientes comensales se te sientan justo en la mesa de al lado?

  • ¿Hay alguna patología neurológica que explique la inclinación de ciertos individuos a clasificar a seis mil millones de seres humanos en dos, sólo dos, grupos definidos por una cláusula perfectamente idiota? Por ejemplo: hay dos tipos de personas, las que se dan una carrerita para embutirse en un ascensor en el que se hacinan ya cinco personas, y las que aflojan el paso para coger el siguiente. 
     
  • Y, por cierto, ¿por qué la gente mira hacia arriba, como Santa Teresa, en los ascensores?

  • Todos esos turistas que se pasean cogidos de la mano, ese marido que rodea los hombros de la esposa, esa pareja de guiris que se viste casi de uniforme, con sus forros polares y sus sandalias como de caucho, ¿se querrán tanto en sus lugares de origen?

  • El hombre, que está mandando trastos a la superficie de Marte, que es capaz de operar a fetos del corazón, ¿cómo que no logra mejorar el diseño del paraguas o de las pinzas de la ropa, que se deshojan con mirarlas?

  • ¿En qué momento dejaron de ser respetables los bancos de madera con respaldo? I mean, ¿por qué el diseño horrífero prima sobre la comodidad?

  • Y, sin embargo, ¿por qué son tan feas las zapatillas de estar por casa? ¿Queda algún alma corrupta que todavía dedique su mierda de días a diseñarlas? ¿O hay alguna caja fuerte en un banco de Zurich que guarde pliegos y más pliegos de modelos dibujados en los años cuarenta?

  • ¿Por qué las suelas de los zapatos femeninos resuenan mucho más que las de los masculinos?

  • Con la mano en el corazón, ¿hay alguien que no encuentre perversamente placentero el hecho de robarle el boli, mediante sutiles estrategias perfectamente conscientes, a su prójimo?

  • ¿Por qué le ponen dibujitos al papel higiénico?

  • Y ya que estamos, ¿por qué la visión de la mierda ajena nos causa una repugnancia religiosa, y la de la nuestra, curiosidad?

  • He observado que los granaínos, sobre todo los ejemplares hembra, tienen tendencia a tener el labio inferior gordezuelo y un poquito, sólo un poquito, descolgado. ¿Es una consecuencia evolutiva de su acento digamos que arrastrado, o al contrario, es la causa de dicho acento?

  • ¿Por qué son tan duros de pelar los tomates? ¿Por qué el cuchillo no puede con su pellejo, pero sí con el de los dedos de tu mano? ¿Por qué el Homo sapiens, joya de la Creación, no está recubierto de piel de tomate? En ese caso, ¿podría considerarse el beber gazpacho como un acto de antropofagia?

  • ¿Por qué el momento del aplauso es tan fastidioso y turbador? ¿Por qué dura y dura y dura mucho más de lo que tú consideras necesario? ¿Por qué te da vergüenza dejar de aplaudir, y esperar hierática y tranquilamente sentado a que el estruendo pase?

  • ¿Por qué narices hay tanta gente que sólo hace torrijas y potaje de bacalao en Semana Santa, y luego va por ahí partiéndose la camisa y loando tan reconfortantes platos? Maldita sea, ¿por qué no hay en el súper bolitas de coco, todo el año?

  • ¿Por qué cuando a un aparato le empiezan a flaquear las pilas nos apresuramos a cambiarlas de orden dentro de su cajetín? ¿Por qué en una casa es raro que haya pilas de recambio y, en cambio, es natural que haya un montón de velas rancias? ¿Acaso no son mucho más frecuentes los pequeños desfallecimientos de la electricidad que los apagones cataclísmicos?

  • ¿Y por qué te llaman egoísta cuando manifiestas que no piensas reproducirte? ¿Por qué en una reunión los bebés tienen que pasar de brazo en brazo, como si fueran reliquias o ídolos? ¿Por qué es tabú que no te vuelvan loco los niños? Que no es el caso, eh, que a mí, en fin, me encantan.

  • ¿Admitiría alguna respuesta diferente al no, el paliza que pregunta “estás dormido”?
  • ¿Por qué yo, que adoro el silencio, a veces soy incapaz de callarme?

8 comentarios:

  1. Anónimo entre comillas29 octubre, 2012 23:43

    Ante la imposibilidad material en lo que queda del día de responder a tanto enigma (¿bolitas de coco todo el año? supongo que lo dices porque no le gustan a nadie, ¿verdad?), perdona que te pregunte por el making of del post: ¿llevas colgada una libretita y un boli en los que vas anotando tanta duda existencial un día tras otro, tras otro, o quieres hacerme creer que te has sentado ante el ordenador y de un tirón has dado a luz semejante test?
    Me encanta la gente que es capaz de hacerse tantísimas preguntas, tengan o no respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy a punto de no resolver tus dudas sobre el making-off, por esa herejía gratuita sobre las bolitas de coco.

      (Que a mí, A MÍ, me chiflan)

      Pero soy azúcar de caña. Es un fiftififti: se me ocurre una tontunería, la anoto en lo alto de una hoja de mi libreta,con una rayita por debajo, como si fuera la redacción del día, y me santo el idem anotando. Y frente al ordenador sigo floreciendo como una mata de geranios.

      Eliminar
  2. Jajaja, me partooo!.
    Implantes de piel de tomate, YA!.
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y caderas de calabaza para las abuelitas!

      Eliminar
  3. Grandes enigmas,sí señora.

    ResponderEliminar
  4. Hija mia no tengo respuesta para tus enigmas,pero podrias resolverme este que tengo:por qué los garbanzos se ponen a cocer en agua caliente y las demás legumbres en fría?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eeeeh, pueeees
      estooo
      ¿Y el socorrido tarro de cristal?

      Eliminar